El concierto de Metallica en Lima ha hecho historia en el Estadio de San Marcos

Quedará grabado por siempre en mi memoria y en la de más de 50 mil personas el recuerdo de esa noche que simple y llanamente fue una demoledora muestra de potencia, energía y entrega espectacular. Necropsya abrió la noche y calentó a la gente ansiosa de ver a los “4 Jinetes del Apocalipsis” entrar en el escenario. Comenzaban las interminables olas en las zonas elevadas del estadio y la gente coreaba como invocando la presencia de un dios, que incluyó palomas blancas como ofrenda. Un retraso de 30 minutos, mientras algunos fans corrían presurosos para hacer su ingreso a la zona “E”, incrementó las ansias de los espectadores, sumada a la expectativa generada.

Finalmente, las pantallas se iluminaron y proyectaban las imágenes que indicaban el inicio de la presentación. Los potentes parlantes empezaron a sonar y para muchos, que cada vez que veían el DVD “Orgullo, pasión y gloria”, alucinaban poder haber estado allí, el sueño se convertía en realidad. Mientras que “The Ecstasy of Gold” (Ennio Morricone) hacía que miles de almas corearan, de pronto, las luces del escenario y la impresionante pantalla LED se encendieron: allí estaba Metallica abriendo el concierto con “Creeping Death”. La euforia se apoderó de las masas que rugían junto a James, los pogos no se hicieron esperar y cuando recién muchos tomaban conciencia en donde estaban parados y lo que estaban viviendo, la banda tocó “From Whom The Bell Tolls”.

Las llamaradas de fuego, dolorosas en algún momento de la vida de James Hetfield, predecían el inicio de “Fuel”. La gente pedía más y más mientras sus cuerpos se estremecían con la potencia de los instrumentos y la actitud y voz de James que inspiraba a que los peruanos y visitantes lo dejáramos todo en el San Marcos.

“Harvester of Sorrow”, fué el siguiente tema que luego dio a paso a una sensación de paz espiritual infundida por la emotiva “Fade to Black”.

Anuncio

Al grito de: “¿Do you feel it?”, la banda interpretó  “That Was Your Life” y luego “The End of the Line”.

Minutos después, James en español nos dice “Vamos a pasarla mostrooo” y luego pregunta “¿Están listos?” y se lanzan con “Sad But True”: rienda suelta a más pogos y chorros de agua lanzados a discreción a una multitud insaciable, luego tocaron “Broken, Beat & Scarred”.

“Quiero que me ayuden ustedes con esta canción”, gritó James y  los aplausos iniciales dieron paso a “Cyanide” con luces blancas y rojas que iluminaban el oscuro y grisáceo cielo limeño surcado constantemente por aviones.

Más tarde, todo se oscurece, de pronto luces, destellos y fuegos artificiales haciendo eco a los gritos de los fans preceden a “One”. La perfecta sincronización de luces y sonido hacen que el escenario se oscurezca completamente y destelle provocando la euforia total.

“Master of Puppets” confirma que estamos en uno de los puntos más altos del concierto. Desenfreno total, los pogos se generalizan hasta nada menos que en las graderías. El reducido espacio no detiene a la gente. Los músculos hacen que sus cerebros pierdan la conciencia del peligro. Los espacios libres delante de las pantallas son invadidos por gente pogueando, ni que decir de lo que sucede en la zona “M”.

La risa de James con que finalizan “Master of Puppets”, se vuelve cómplice, sabe lo que se viene: La atención se centra en Kirk y bajo un escenario teñido de azul nos desliza “Nothing Else Matters”. “That´s right” comenta James mientras la gente canta con todo “el corazón”. La canción termina con un zoom de la imagen de la cuña de guitarra, con símbolos de la banda impresos en ambos lados, sostenida por James, lo cual  genera la exclamación del público.

Con la misma cuña, en primer plano en el video, se inicia nada menos que: “Enter Sandman” que debe haber terminado de dejar a muchos afónicos.”Oh yeah” grita James arrodillado mirando a la multitud, para después terminar la canción agradeciendo la total entrega de un público fervoroso, que se lució, con un “Gracias Lima”.

Según la mayoría de setlist publicados, se venía el encore: “Am I Evil?” (cover de Diamond Head) y luego tocaron “Blackened”. Después la mano de James daba a entender que eso era todo, que el concierto había finalizado: se despedían. Pero la gente los coreaba sabiendo que podían obtener más, todos los setlist anteriores la incluían,  y como buenos peruanos siempre queremos la “yapa” y muchos la pedían a gritos. James conversa con el público y les dice que esta canción requiere de tres simple palabras: y finalizan con “Seek And Destroy”.

Metallica ha hecho historia en Lima y ha elevado a un nuevo nivel el estándar de calidad que muchos de los asistentes esperaremos tanto por parte de los productores de eventos como de los artistas y del público.

Esta noche inolvidable ha confirmado que Lima, su público y el Estadio de San Marcos pueden acoger grandes megaconciertos y eventos de calidad como los que se realizan en Argentina, Chile y Brasil, y por lo tanto esperamos que espectáculos de esta magnitud se sigan dando en nuestro país.      

Escrito por: Renzo Chocano Pasapera

El SetList Final de Metallica en Lima

Finalmente, luego de tantas especulaciones y de plegarias algunas escuchadas otras no, aquí les dejamos con el setlist final del megaconcierto. Evento que muchos esperamos se repita en algún momento del resto de nuestras vidas.

The Ecstasy of Gold
Creeping Death
From Whom The Bell Tolls
Fuel
Harvester of Sorrow
Fade to Black
That Was Your Life
The End of the Line
Sad But True
Broken, Beat & Scarred
Cyanide
One
Master of Puppets
Battery
Nothing Else Matters
Enter Sandman

Encore:
Am I Evil? (cover de Diamond Head)
Blackened
Seek And Destroy

Anuncio

19 comentarios en “El concierto de Metallica en Lima ha hecho historia en el Estadio de San Marcos”

  1. Sin embargo algunos despistados siguen diciendo que el de mayor asistencia ha sido el de Soda Stereo, es cierto que logró cerca de 50,000 asistencias, pero en dos fechas. Yo estuve en el concierto de Metallica y San Marcos estuvo repleto, no entraba nadie más. Algo muy difícil de igualar menos de superar.

Los comentarios están cerrados.